Artículos
jueves 01 de septiembre, 2022

Un proceso de trabajo BIM puede perfectamente incluir asesores que utilizan CAD, ya que BIM es gestión de información, no herramientas o software.


1. SUBDIVISIÓN DE ARCHIVOS
Subdividir los archivos para que incluyan solamente una vista, nivel y disciplina. Evitar incluir más de uno en un mismo archivo. Lo mismo para cualquier otra vista de apoyo, como elevaciones o secciones. Crearlas como archivos separados, con una nomenclatura que permita identificarlas.



2. USO DE XREF PARA COORDINAR ARCHIVOS ENTRE SÍ
Utilizar Xref para coordinar archivos entre sí. Evitar utilizar bloques o mezclar vistas en un mismo archivo para mantener un mismo orden entre todos.



3. CORRECTA ORGANIZACIÓN DE CAPAS
Aplicar una estrategia que permita identificar rápidamente el contenido de cada capa.

 

4. UTILIZAR EL MISMO PUNTO DE ORIGEN QUE ARQUITECTURA
Para todos los archivos, utilizar el mismo punto de origen que utiliza el archivo de Arquitectura.



5. MANTENER LIMPIO EL ARCHIVO
Revisar que no haya elementos innecesarios en capas apagadas, o elementos como bloques a utilizar lejanos al proyecto. Esto enlentece el trabajo con cada archivo. Purgar el archivo antes de enviar es siempre una buena práctica.



6. EVITAR EL MOVIMIENTO DE LOS DIBUJOS
Una vez realizada la coordinación entre los archivos y las disciplinas, evitar mover los dibujos.



7. ESPECIFICAR LOS CAMBIOS
Es conveniente que las diferentes versiones que se van a recibir, tengan como agregado una nube de revisión o similar, donde hubo modificaciones.



8. COLOCAR EN REVIT COMO LINKS
Revit permite colocar los archivos DWG importandolos o vinculandolos (links). Se recomienda utilizar la opción de vinculo, ya que permite realizar la coordinación de archivos una única vez, rastrear las rutas de los archivos y evita el incremento sensible del peso del archivo.



Cuando se trabaja en BIM360, como plataforma colaborativa, los archivos DWG deben ser subidos al hub del proyecto y cada usuario deberá tener instalado en su PC el AutodeskDesktopConnector.


CONCLUSIÓN



La estructuración de la información es un aspecto esencial para que los diferentes interesados puedan operar sobre archivos que no fueron de producción propia. Para lograrlo es recomendable incluir en el PEB un estándar de nombrado para los archivos y las capas, una matriz definiendo los contenedores de información (archivos), incluyendo qué contenido tendrá cada uno y una especificación del origen de coordenadas. 

En la ISO 19650-2 la matriz que se sugiere para desglosar los contenedores de información es la MIDP.